Recomiendo:

viernes, 6 de noviembre de 2009

TELEBASURA: Una metáfora de la dinámica social del sistema de telecomunicación.


*Augusto Carrasco, artista arequipeño, presentó su proyecto “Telebasura” el viernes 6 de noviembre en el Centro Cultural Peruano Norteamericano.

*Usando viejas carcasas de televisores malogrados, concibe la construcción de contenedores de basura denominados Telebasureros, apelando a la crítica mediante el juego conceptual.

¿Qué miras en la televisión? ¿Ganas algo? ¿Algo pierdes? ¿Qué estás mirando? ¿Por qué lo haces? ¿La televisión te hace mejor? ¿Te hace peor? ¿Qué te ofrece? ¿Qué le ofreces tú? ¿Por qué es tan importante? ¿Acaso tú le importas? Augusto Carrasco presenta estas preguntas teñidas con cierto aire filosófico sobre lo que significa la televisión en nuestras vidas, preguntas que definitivamente dejan pensado y que, mediante una original intervención urbana, responde generando preguntas entre los habitantes de la ciudad.

Las intervenciones urbanas es el trabajo desarrollado en espacios públicos como parques, calles y avenidas, y tiene como intención llevar experiencia estética hacia afuera, siempre con un discurso de denuncia o expresión de por medio, apelando a la provocación de un impacto, individual como colectivo, aprovechando los distintos contextos que se generan en la urbe; permitiendo interactuar con todos los elementos que forman un grupo social.

Augusto Carrasco se arremete contra una sociedad narcotizada por el magnetismo presente en los medios de comunicación, en especial el de la televisión. Para denunciar este letargo, apela a la reflexión sobre lo que estos medios hacen en el imaginario colectivo. Augusto invoca a las ideas primarias de cada objeto para luego conjugarlas y generar una metáfora violenta. Acercándose a la analogía: televisión como contenedor de programación y el basurero como contenedor de desechos, emprende el viaje hacia un círculo vicioso donde uno bota basura para que un semejante termine mirando la basura del otro y pasar luego a botar la suya propia, así sucesivamente. Carrasco se basa en la transformación del objeto cotidiano en objeto artístico para proceder a instalarlo en un espacio público y generar reacciones crítico reflexivas, es así que transfigura una obra pública/social en una obra de arte, que condicionada al contexto, en este caso la programación en la televisión tanto nacional como internacional consideradas como basura pura, concibe un discurso de denuncia por medio de la imagen. Al conversar con el artista, afirmó que la intención de este proyecto es generar un cuestionamiento masivo en la ciudadanía y a la vez buscar la interacción del artista con el objeto y a través del mismo con las personas, basándose en el simplismo del formato, y de las instrucciones mismas del telebasurero: “ 1. Levante la tapa. 2. Deposite su basura. 3. Mire por la pantalla. Instrucciones que llevan a generar las preguntas sobre el verdadero significado de la basura física que, cuando se mira a través de la pantalla de un televisor, adopta una connotación reflexiva para conflictuar a una sociedad acostumbrada al arrastre masivo de los medios de comunicación y generar así el punto de quiebre que el artista busca. Los aspectos artísticos, interactivos, educativos, argumentativos, ideológicos, etc., son evidentes, pero la mala leche siempre se derrama, y no han faltado individuos prestos a la destrucción de los telebasureros. Augusto responde ante estos hechos: “Me da muchísima furia, pero trato de tomarlos de la mejor manera (pienso que si los destruyen es porque están manifestando su odio hacia la tele y eso, es excelente) además, todo riesgo es parte del organismo viviente para que se cumpla su función.

LA OTRA CARA

La colocación de los telebasureros en lugares estratégicos de la ciudad, han hecho las veces de los ausentes basureros propiamente dichos. El proyecto de Carrasco, entonces, funciona también como una denuncia “indirectamente directa” a la falta de acción por parte de la Municipalidad en estos temas de contaminación ciudadana.

ATENTOS!

El proceso de producción de los telebasureros tomó diez días y el trabajo de distintas personas como soldadores, técnicos, documentalistas, entre otros.

4 comentarios:

Jordan Martín Jáuregui 7 de noviembre de 2009, 20:34  

Arbustito, somos hojas de un algún viento, que el destino, que Spinetta, junta en la misma corriente. Siempre termino encontrándote.

Vianne dPraux 15 de noviembre de 2009, 18:00  

propuesta interesante, pero sin mayor acogida, las cosas siguen dispersas por los pisos y la idea de la programacion televisiva con el mismo concepto.

webero 16 de noviembre de 2009, 19:27  

holaa,, nos conocimos en la reu d twitteros, verdad?

creo q te hable un poco d mi blog, si puedes chekealo =),,,

saludos,,,

Text

  ©Template by Dicas Blogger.